Carboxiterapia

 

La Carboxiterapia es un tratamiento no invasivo que consiste en la aplicación transcutánea de dióxido de carbono con el fin último de reducir la celulitis. Originariamente, no obstante, la carboxiterapia se utilizaba para tratar a aquellos pacientes con déficit en la circulación sanguínea. Era, por lo tanto, cuestión de tiempo que la medicina estética adoptara este tratamiento como uno de los más indicados para eliminar la grasa. Al fin y al cabo, la celulitis no es sino una dermopatía vasculopática.

Así pues, la acumulación de grasa a nivel local se forma como consecuencia de un trastorno microcirculatorio, ya que al no circular como debiera en esas zonas, la sangre no drena los adipocitos, ni tampoco los desechos ni impurezas que poco a poco van tomando una consistencia gelatinosa que irrita los fibroblastos. Estos, a su vez, comienzan a producir colágeno, creando una serie e puentes cicatrizales que estrangulan los vasos sanguíneos dificultando aún más que el organismo pueda metabolizar dicho tejido. Finalmente, en lo que se termina convirtiendo en un ciclo vicioso, se forma la celulitis.

 

Carboxiterapia corporal

 

En las sesiones de carboxiterapia corporal la inyección de dióxido de carbono se encarga de romper este círculo vicioso, mejorando el intercambio de gases y reestableciendo la microcirculación. Esto aumenta la cantidad así como la velocidad del flujo sanguíneo, que finalmente drena los depósitos de grasa eliminando la celulitis de forma totalmente natural a través de la orina.

 

A lo largo de las sesiones el paciente podrá comprobar por sí mismo como no sólo se ha reducido el nivel de celulitis, sino también que ya no carga con esa sensación de pesadez que suele acompañarla. Además, este procedimiento sirve también como tratamiento antiestrías y es, como cabe esperar, un potente desintoxicante para el organismo.

 

Carboxiterapia facial

 

La carboxiterapia facial puede aplicarse sin ningún riesgo, estando catalogado comoo tratamiento no invasivo dentro de la medicina estética para la eliminación de la celulitis y el rejuvenecimiento de la piel mediante su oxigenación.

 

El número de sesiones a las que habrá de someterse cada paciente dependerán de sus condiciones particulares y de los objetivos que se desean conseguir. No obstante, el número por lo general suelen rondar las 15 sesiones aplicadas dos o tres veces por semana con el fin de permitir al organismo recuperar el equilibrio natural y metabolizar las grasas liberadas. El tratamiento puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo, sobre la superficie de la piel. Y en lo relativo a las consideraciones que cabría tener en cuenta después de cada sesión desde la Clínica Barrachina sólo recomendamos evitar la exposición al sol en las 24 a 48 horas siguientes a cada sesión. Por lo demás el paciente podrá retomar su día a día con total normalidad.

 

Beneficios de las sesiones de carboxiterapia

 

Como hemos dicho, entre los beneficios de la carboxiterapia en Valencia se enuentran la eliminación de cúmulos de grasa localizada, aumento y mejora de la circulación sanguínea, eliminación de estrías y la expulsión por parte del organismo de toxinas acumuladas.

 

Cualquier persona puede optar a este tipo de tratamiento excepto aquellos que respondan a cualquiera de las siguientes contraindicaciones: asma, insuficiencia renal o hepática, hipertensión, epilepsia, enfermedades cutáneas, flebitis, embarazadas o personas con afecciones del corazón.

 

En cualquier caso, en la Clínica Barrachina siempre realizaremos un cuidadoso análisis personalizado a todos nuestros pacientes con el fin de determinar cuál es la mejor manera de llevar a cabo cualquiera de nuestros tratamientos de la manera más eficaz y segura posible.