EL PLASMA RICO EN PLAQUETAS Y FACTORES DE CRECIMIENTO

prp-plasma-rico-en-plaquetas-valenciaEn los últimos años la evidencia clínica ha acreditado la eficacia de la terapia con factores de crecimiento para la promoción de respuestas reparativas en traumatología, cirugía maxilofacial, odontología, cirugía plástica, medicina estética y cirugía reparadora. El interés de este tipo de sustancias radica en que aumenta el índice de reparación tisular tanto de tejidos blandos como huesos, reducen el índice de infección, el dolor y las pérdidas hemáticas.

Para que las células diferenciadas mantengan las posiciones y proporciones adecuadas, se reconozcan entre sí y se mantengan unidas formando un tejido deben existir señales entre las mismas.

El sistema de comunicación intercelular está constituído por sustancias variadas entre las que se encuentran las citoquinas, las interleuquinas y los factores de crecimiento.

Los factores de crecimiento participan en la formación de hueso y cartílago, en la reparación de fracturas óseas, tendones y ligamentos. Su uso terapéutico ha causado gran interés y desarrollo dentro de la medicina deportiva y la enfermedad por accidentes laborales.

Existen 6 tipos de factores de crecimiento que son los más conocidos e importantes, ocupándose cada uno de ellos de determinada función y actuando de diferente forma.

Los que se emplean en medicina estética y reparadora regulan la remodelación y reparación de la piel con un papel fundamental al permitir una regeneración más rápida y mejor de los tejidos conjuntivos dañados. Se ha comprobado que su aplicación tópica o por inyección subcutánea produce cambios muy positivos y favorables en la piel envejecida ya que:

• Restaura la capacidad de reparación.

• Aumenta el grosor y la elasticidad de la piel al inducir neocolagenogénesis en los fibroblastos. • Mejora la microvascularización al estimular la neoangiogénesis.

• Estimula las secreciones de la piel y ayuda a mantener la estructura cutánea con mayor integridad y juventud.

¿Cómo se obtienen los factores de crecimiento plaquetario del plasma rico en plaquetas? El prodecimiento consiste en realizar una extracción de sangre estándar al paciente y centrifugarla en un tubo con citrato de sodio para que no coagule. Con esta centrifugación se separa el plasma del resto de la sangre.

El plasma rico en plaquetas se activa con cloruro de calcio para que desencadene la coagulación, tiene una alta concentración de factores de crecimiento interplaquetarios que se vuelve a inyectar al paciente por medio de mesoterapia (inyecciones intradérmicas) o infiltraciones (inyecciones en tejido celular subcutáneo).

No produce ni intolerancia ni rechazo pues se trata de una parte de la sangre propia del paciente y así no existen tampoco reacciones adversas ni efectos tóxicos o alergizantes. Sólo es posible que aparezca algún pequeño hematoma en las zonas de las punciones para la inyección e infiltración.

¿Qué conseguimos con el plasma rico en plaquetas?

Es un tratamiento recomendable a partir de los 30 años, que es cuando la piel empieza a perder parte de su potencial reparador y cuando los signos del envejecimiento empiezan a aparecer, bien sean asociados también al fotoenvejecimiento (daño solar), al estrés o al tabaquismo.

Ante el daño que producen en la piel los agentes mencionados, los fibroblastos bajan la cantidad de sínteisis de fibras elásticas y colágenas y la sustancia predominante que es el ácido hialurónico se ve afectado en su cantidad y disposición siendo que es el principal elemento que retiene el agua en la piel y la mantiene joven.

Mediante los factores de crecimiento plaquetario este descenso se puede neutralizar, devolviendo a la piel la capacidad de regeneración de los 20 años, estimulando los fibroblastos dérmicos que son los auténticos causantes de la fábrica de la juventud, devolviendo a la piel el grosor, la textura y la lozanía característicos de la piel joven.