Tratamientos corporales y electromedicina

Aparatos de última generación

En Clínica Barrachina disponemos de una amplia variedad de tratamientos corporales y electromédicos para dar solución a las necesidades específicas con las que puedan acudir a nosotros todos y cada uno de nuestros clientes.

 

Gracias a la equipación de última tecnología con la que contamos en nuestro centro médico-estético y la experiencia y profesionalidad de nuestro equipo de especialistas podemos tratar todo tipo de patologías: celulitis, flacidez, problemas circulatorios, tonificación muscular, osteoporosis, deficiencias motoras y neurológicas, etc.

 

Además, ponemos a su alcance un excelente servicio de dietas en el que nuestros dietistas, tras analizar su caso de forma personalizada, se encargará de desarrollar la dieta que, junto con otros posibles tratamientos y la realización de ejercicio, le ayude a recuperar su peso ideal.

 

Cada uno de nuestros tratamientos corporales y electromédicos cuenta con las máximas garantías. Así, no sólo le aseguramos un éxito rotundo, sino también la mejora de su salud y bienestar.

 

En concreto, la carta de tratamientos que ponemos a su disposición es la siguiente:

  • Cavitación: Este tratamiento está especialmente recomendado para aquellas personas que desean reducir el volumen de grasas localizadas sin someterse a procedimientos invasivos. La cavitación es un tratamiento totalmente indoloro, cómodo y seguro capaz de eliminar cualquier tipo de celulitis, ya sea generalizada, localizada, dura, flácida o edematosa.
  • Galileo fitness: La plataforma vibratoria Galileo es un método perfecto para combatir la flacidez al mismo tiempo que se tonifica la musculatura del cuerpo, logrando de esta manera una definición muscular envidiable. Pero los beneficios de la plataforma Galileo van mucho más allá de conseguir una silueta perfecta. Así, ayuda a corregir los problemas posturales, refuerza la musculatura del suelo pélvico, aumenta la densidad mineral ósea previniendo la osteoporosis, mejora el equilibrio y activa la circulación periférica. En definitiva, un complemento perfecto para cualquier tipo de tratamiento.
  • Tratamientos específicos para la celulitis:
    • Lipolift: A través de la aplicación de bandas de calor profundo por infrarrojos y durante 10 sesiones alternas haremos que el cuerpo del paciente elimine mediante la orina y el sudor tanto líquidos como tejido graso, convirtiendo este tratamiento en uno de los más inofensivos y naturales.
    • Mesoterapia: Especialmente recomendada para personas delgadas con celulitis localizada, la mesoterapia consiste en la aplicación de microinyecciones intradérmicas de distintos componentes naturales que promueven la eliminación de grasas y líquidos, facilitando además la circulación sanguínea.
    • Presoterapia: Esta técnica mecánica que masajea las piernas elimina las toxinas del organismo y facilita la circulación, promoviendo de esta manera no sólo la desaparición de la celulitis, sino ayudando especialmente a las personas que sufren de piernas cansadas.
    • Electrolipolisis o celulolipolisis: A través de una serie de agujas intradérmicas se aplica una inapreciable corriente eléctrica que disminuye la celulitis a nivel local.
    • Ultrasonidos: Utilizados para romper las trabéculas o tractos fibrosos que aparecen en la celulitis, responsables del tacto granuloso que apreciamos en la piel, este tratamiento es ideal combinado con la mesoterapia.
  • Dietas adelgazantes: Cada persona es un mundo, por eso en Clínica Barrachina disponemos de dietistas profesionales capaces de proponer un plan personalizado adaptado a las necesidades y circunstancias de cada paciente entre las distintas dietas en las que nos hemos especializado: disociadas, hipocalóricas, de aporte protéico, Therascience, Ysonut, ProtiDiet y Pronokal.
  • Tratamientos de electroestética: La aplicación de corrientes eléctricas ha encontrado un amplio campo de acción en la medicina estética. Aplicada en dosis completamente indoloras y apenas apreciables, las corrientes eléctricas ayudan no sólo a la eliminación de la celulitis, sino también a aumentar el tono muscular, a estimular la creación de colágeno y elastina encargadas de mantener el aspecto joven y terso de la piel y a reactivar la circulación sanguínea.
  • Radiofrecuencia: Uno de nuestros tratamientos más solicitados para el rejuvenecimiento facial. La radiofrecuencia consiste en la generación de calor en las diferentes capas de la piel con el fin de generar nuevo colágeno y favorecer la circulación de la piel y del tejido subcutáneo, dando como resultado un rostro más joven y bonito.
  • Carboxiterapia: A través de la aplicación de CO2 a nivel subcutáneo se logra que el organismo reaccione, estimulando la lipolisis, aumentando la oxigenación de la zona tratada y, en definitiva, ayudando a eliminar la celulitis y mejorando el aspecto y la tersura del área.
  • LPG-endermologie: Se trata de un procedimiento no invasivo que mediante una serie de masajes reactiva la producción de colágeno y elastina en las diferentes capas de la piel, volviéndola más firme y tonificada; ayuda a liberar la grasa, reduciéndola hasta llegar a los niveles deseados por el paciente; y mejora la circulación sanguínea y linfática, promoviendo la eliminación de toxinas.
  • Lipofit: Mediante ondas infrarrojas de bajo espectro, este tratamiento no invasivo es perfecto para combatir la celulitis, tonificar la musculatura y revitalizar el organismo a través de la eliminación de toxinas. Las bandas se pueden aplicar a diferentes zonas del cuerpo con diferentes intensidades, separando las capas de grasa acumuladas y ayudando de esta manera al cuerpo a eliminarlas de forma natural e indolora.
  • Crioterapia: Este tratamiento natural consiste en la aplicación de frío -generalmente tras una corta sesión de sauna o baño turco- en la que el contraste entre el efecto vasodilatador y vasoconstrictor se encarga de tonificar la piel, revitalizándola, reactivando la musculatura, tonificándola y, además, combatiendo los cúmulos de grasa a través de la producción de calor por parte del propio cuerpo para combatir el fuerte contraste térmico.