Ideal para favorecer el rejuvenecimiento y disimular las marcas de acné y estrías superficiales.

Este tipo de tratamiento es no ablativo, aplicando tan solo energía en la capa de la epidermis. Las ventajas para la piel son enormes como se han comentado más arriba.

Se consigue la exención de de las arrugas y líneas finas gracias a la eliminación de las capas de la piel más dañadas, dejando ver por tanto la mejor de nuestras pieles.

Lo mismo ocurre para la eliminación de las marcas de acné y las estrías superficiales, ya que el láser CO2 fraccionado acaba con las capas externas de la piel, más marcadas o dañadas como consecuencia de estos problemas.