La llegada del verano tuvo lugar hace varias semanas y muchas personas, tanto hombres como mujeres cuidan su cuerpo para poder lucirlo en las playas y piscinas. La alimentación es la base para poder tener un cuerpo más bonito y sentirnos sanos por dentro, aunque no es lo único que debemos tener en cuenta a la hora de cuidar nuestra piel.

A la hora de vestirnos ya no optamos por pantalones largos que no hacen otra cosa más que asfixiarnos de calor. Optamos por elegir vestidos y pantalones cortos que son más cómodos de llevar durante los días de más calor. Y antes de ponernos estas prendas es importante echar un vistazo a nuestras piernas para eliminar los antiestéticos pelos que aparecen en ellas.

Una vez hemos decidido ponerles remedio es importante elegir el método: cera o láser. Muchas personas desconocen cuáles son los pros y contras de cada uno de ellos y en este artículo desgranaremos cuáles son para que puedan escoger el que más les apetezca.

La cera y el láser son los métodos menos lesivos para las pieles. La cera es mucho más económica y, si se hace de forma adecuada, puede convertirse en el método más aconsejable durante los meses de verano. Los resultados de este método duran una media de una semana, algo insuficiente para muchas personas, pero eso sí, económicamente es preferible. Con la cera habrá que prestar más atención al vello encarnado, pues existe riesgo de que pueda infectarse y causarnos males mayores. Además, es importante destacar que la cera irrita nuestra piel.

Por su parte, el láser ofrece resultados muchísimo más duraderos que la cera y su técnica evita con mayor efectividad que el vello se quede encarnado y pueda infectarse. El inconveniente de este método durante los meses de verano radica en que no es aconsejable tomar el sol por lo menos hasta dos semanas después de utilizar este tratamiento. Por tanto, nos imposibilitaría poder disfrutar del verano durante ese tiempo, así que es mejor usar esta técnica antes y después del verano. El vello depilado mediante láser que se exponga al sol puede provocar que existan manchas en la zona y rojetes. Si se realiza durante los meses de las restantes estaciones del año, podremos observar que el vello depilado gracias al láser experimenta un crecimiento de un 20% más fino tras cada sesión hasta que suele desaparecer completamente. Dependerá del tipo de vello la duración de las sesiones para conseguir eliminarlo por completo.

Además, gracias a esta técnica también desaparece la irritación de nuestra piel, por lo que suele ser el más aconsejable a la hora de eliminar el vello.

Una vez analizados ambos tratamientos es tiempo de sopesar las opciones y decidir cuál de ellos es el que mejor conviene. Olvídate de los pelos y ponle el remedio que más te convenga para así disfrutar de un buen chapuzón en el agua y lucir bronceado.

Comments are closed.