La conciencia con los animales ha aumentado notablemente estos últimos años. Imaginar que podemos comer a un lechón o a un pollito hace que muchas personas reflexionen en torno a si es posible adoptar distintas alternativas que no causen sufrimiento a los animales. Además, los vídeos que circulan por la red sobre cómo obtienen el paté de hígado de pato o cómo extraen la carne a los cerdos, han aumentado este sentimiento.

Además, otros factores han contribuido a este crecimiento tan significativo. La inclusión de productos vega en tiendas y supermercados, ha permitido que el veganismo sea más accesible. Además, los beneficios para la salud de un vegano, han posibilitado un enorme interés últimamente. La gente está cada vez más concienciada sobre la importancia que conlleva el tener una dieta sana y asocian la dieta del veganismo con nutrientes saludables como las vitaminas y la fibra, además de baja en grasas saturadas y colesterol.

Diversos establecimientos específicamente veganos, también han ayudado a que el sentimiento del veganismo haya crecido notablemente.

Este tipo de dieta omite de forma total los productos de origen animal como carne, pescado, huevos, leche y queso. Por tanto, consiste en consumir vegetales, setas, legumbres, frutas, cereales y productos derivados de plantas como el tofu y la leche de almendra.

Llevar una dieta de este tipo, implica un consumo menor de grasas saturadas y niveles de colesterol más bajos por omitir la carne o el queso. Además, tiende a tener menos calorías, ya que las grasas contienen el mayor número de calorías.

Los vegetales, fruta y legumbres son altos en fibra y tiene una enorme repercusión positiva en nuestra salud. Ralentiza la digestión en el intestino, por lo que nos sentiremos llenos durante más tiempo y ayudaremos a reducir los niveles de colesterol. Asimismo, estabilizaremos el azúcar en sangre y mejoraremos la salud intestinal.

Estas dietas, son ricas en otros nutrientes como vitamina C y E, que son importantes para mantener un sistema inmunológico saludable.

Con una dieta vegana, es posible obtener todos los nutrientes que el cuerpo necesita, pero hay que planificarla con cuidado. La proteína es vital en el crecimiento y mantenimiento de los tejidos, incluyendo órganos, músculos, pelo y piel. Por ello, es vital asegurarse de tomar proteína de origen vegetal suficiente como en las legumbres, la soja y los frutos secos.

El calcio ayuda a mantener una óptima salud en nuestros huesos y nuestro sistema nervioso. La cantidad diaria recomendada es de 700 mg y algunos vegetales como el kale o la coliflor son una buena opción para aumentar la ingesta de este mineral.

Por otra parte, el consumo diario de hierro debe ser de 8,7 mg y podemos encontrarlo en las lentejas, semillas, cereales y frutas secas como las pasas. Por otro lado, la vitamina C, la encontraremos en frutas como naranja y piña, además del brócoli.

La Vitamina B12 cumple una importante función celular en la sangre y ayuda a mantener sano nuestro sistema nervioso. La ingesta diaria recomendada es de 1,5 mg y la podremos encontrar en alimentos reforzados con B12 como cereales o sustitutivos lácteos y en suplementos de dicha vitamina.

Consumir Omega-3 es esencial para nuestro organismo, aunque no se especifica cuál es la cantidad diaria recomendada. Las nueces y derivados de la soja como el tofu serán los grandes aliados de los veganos para adquirirlo.

Con toda esta información, es más que evidente que podemos llevar una dieta sana consumiendo este tipo de alimentos. Acude a tu cocina para poder preparar una crema de verduras o una ensalada de quinoa para beneficiarte de todas sus propiedades. Y tú, ¿te animas a ser vegano?

Comments are closed.