Para quienes trabajan sentados los dolores de espalda producto de esta posición continua suele ser el mayor inconveniente de su labor, sin embargo existe un problema que puede afectar mucho más que este factor, un quiste pilonidal.

Este común y molesto problema surge cuando un vello se encarna y, con el roce común y continuo, continua perforando la piel y generando un dolor muy molesto en el área cercana al coxis y los glúteos.

En ocasiones las mismas partículas subcutáneas son las que generan este inconveniente que a la larga puede terminar en una cirugía, por lo que es importante prestar atención apenas se detecte su aparición. Si bien en la mayoría de los casos se encuentran en el área ya mencionada, también puede afectar el área superior de los glúteos u otras zonas en las cuales la presión del estar sentado pueda ocasionar que los vellos se encarnen.

¿Qué son realmente?

Literalmente son cavidades anormales que retienen partículas, vellos u otro micro-elemento que produce una hinchazón y luego, un quiste. Lo común es que al ser encontrados una pequeña incisión ayude a extirparlos y así se evita el crecimiento que conlleve a una cirugía a largo plazo.

Si bien son un problema frecuente entre jóvenes varones, puede afectar a personas de cualquier edad que deban estar sentadas por mucho tiempo. Ejemplo común de este último punto son los conductores de camiones, quienes son los más propensos a sufrir la aparición de estos quistes.

Sin embargo, no es necesario esperar que sean obvios para tratarlos. Para detectarlos solo es necesario estar atentos a ciertos síntomas, por ejemplo dolor moderado, enrojecimiento de la piel, pequeñas aberturas en ella y, en los casos más avanzados supuración de sangre o pus.

En nuestra clínica nos encargamos de depilar esa zona para evitar que esto pase. Es la mejor forma de garantizar que el problema no se vuelva a repetir.

Comments are closed.