No hay ninguna fórmula que garantice la eterna juventud, pero sí que hay hábitos y tratamientos que podemos realizar para ralentizar el envejecimiento. Aunque hay que aceptar los signos que la edad va produciendo, especialmente en cuanto a arrugas en la piel se refiere, no podemos dejar descuidada nuestra apariencia, ya que es algo que va a influir directamente en nuestra autoestima.

Mucha gente descuida su dermis y sus cuidados debido a la carga profesional y personal que tiene en el día a día, sin darse cuenta que la realización de buenos hábitos no solo va a retrasar el envejecimiento, sino que nos ayudará a mantener el ánimo por todo lo alto.

En este artículo hacemos una recopilación de malos hábitos que pueden perjudicarnos y hacer que luzcamos mucho más mayores.

 

El ejercicio y dormir bien, claves para mantener nuestra juventud

Descubre qué hábitos realmente comunes están considerados por los expertos como factores que perjudican claramente la conservación de nuestra piel:

  • Dormir poco y mal: La calidad del sueño está comprobado que es uno de los factores de mayor importancia en el envejecimiento. Dormir al menos 7 horas diarias sin interrupción hará que la circulación mejore y que nuestra piel luzca mucho mejor.
  • No hacer caso a la dieta: Una alimentación equilibrada afecta directamente a todos los aspectos de nuestra salud, especialmente a nuestro aspecto. Las frutas y las verduras nos ayudarán a parecer más jóvenes.
  • Fumar: El tabaco es un factor de riesgo para nuestra salud y, como tal, favorece el envejecimiento.
  • No hacer ejercicio: El sedentarismo trae consecuencias realmente negativas a todos los efectos. Hacer ejercicio es vital para una buena conservación de nuestra piel.
  • Beber alcohol: Aunque una copita de vino de vez en cuando no hace daño, el consumo excesivo de alcohol es un factor negativo para el mantenimiento del cuerpo.
  • Dormir con el maquillaje: Si dormimos con productos de cosmética, la piel no descansa como debería por la noche, por lo que no se regenera como es debido.
  • Pasar mucho tiempo frente a pantallas: La luz que producen los ordenadores y teléfonos móviles acelera la pigmentación de la piel.

Comments are closed.