Llegar tras un día duro de trabajo y relajarse, es una de las mejores rutinas que pueden haber tras finalizar el día. En este momento, necesitamos reactivar nuestras energías y qué mejor que relajarnos para ello. Para hacerlo efectivo, es posible realizar yoga o pilates, pero si no deseas moverte en exceso, también puedes optar por alternativas de belleza que te aseguren ese confort. En este artículo, destacamos los beneficios de las mascarillas coreanas, con las que te relajarás y cuidarás tu piel.

¿Qué son las mascarillas coreanas?

Este tipo de mascarillas coreanas son muy populares en Asia. Se trata de un ritual de belleza diario utilizado desde hace décadas. El auge de esta cosmética de Corea del Sur, ha reinventado el cuidado de la piel debido a su innovación y diferentes modelos. Ahora, personas de otros continentes como Europa o América están observando cómo utilizarlas en su rutina de belleza es algo primordial.

Las más populares son las sheet masks o pañuelos de tejidos vegetales, que contienen suero concentrado de ingredientes naturales con los que estimular y promover la salud del rostro.

¿Qué puede hacer este suero en la piel?

Dicho suero contiene principios activos que tienen la capacidad de hidratar la piel profundamente, además de corregir imperfecciones, reducir los signos de envejecimiento e unificar el tono de la piel. Se trata de una textura que no es cremosa ni difícil de que se absorba, sino que es de textura ligera y de un líquido lechoso muy fácil de repartir.

Por otra parte, están diseñadas para acoplarse al rostro, con orificios para los ojos, nariz y boca. De esta forma, se consigue que se adhiera a la cara con más facilidad y que se absorba mejor. Lo mejor, es escoger aquella que sea específica a las necesidades que tengas (hidratante, purificante, iluminadora…).

Dichas mascarillas, se pueden usar como tratamiento intensivo y son aptas tanto para hombres como para mujeres. En cuanto a su uso, es necesario tener el rostro limpio y haber aplicado tónico previamente en él. Al colocarla con cuidado de no romperla o arrugarla en tu rostro, se deja de 20 a 30 minutos y puedes acostarte en el sofá con música relajante. Este momento es exclusivamente para ti y tu descanso. Cuando haya transcurrido el tiempo, no te enjuagues la cara, sino que masajes suavemente tu rostro tras haber retirado la mascarilla.

Lo ideal es realizar este ritual 1 vez por semana durante 2 meses para observar resultados. Así, dispondrás de una piel limpia, sin impurezas e iluminada. Por último, cabe recordar que si una vez colocada en la cara se observan signos de irritación, enrojecimiento o picor en la piel, se debe retirar de inmediato para no dañar nuestra piel.

Comments are closed.