El clima invernal y el menor número de horas de luz motiva que nos sintamos más pensativos y algo taciturnos. La lluvia y el frío nos obligan a quedarnos en casa. Esta situación se agrava en determinadas zonas, con inviernos especialmente duros. Pensemos en zonas rurales o alejadas de núcleos urbanos, lugares en los que el invierno avanza más despacio.

La salud mental, clave para la felicidad

Siempre estamos muy pendientes de nuestro cuerpo. La salud física, podríamos decir. Nos fijamos en si hemos cogido algún kilo de más, si nuestra piel no luce como queremos o si padecemos de piernas cansadas. En estos casos acudimos, sin dudarlo, a clínicas especializadas. Pero la salud mental queda, en muchos casos, sin un tratamiento especializado. Abordarlas adecuadamente puede producir en nuestra salud consecuencias negativas futuras.

Las situaciones de estrés o de ansiedad están declaradas como la enfermedad del siglo XXI. En un mundo que no para, nos hemos acostumbrado a vivir deprisa, quizá demasiado. El trabajo o la ausencia de este, la familia o los problemas conyugales son cuestiones recurrentes en la mayoría de las personas. Una buena terapia puede suponer la mejor solución.

Poder superar la adicción al tabaco suele ser un camino difícil de recorrer. Conlleva una ansiedad en muchos casos casi ingobernable. Lo mismo ocurre con los peligrosos trastornos alimenticios que tantos quebraderos de cabeza causan en el ámbito familiar, fundamentalmente en los adolescentes. Y qué decir de los trastornos del sueño y sus consecuencias laborales y personales en el día a día.

Seriedad y sensatez al servicio del cliente

Ofrecemos en nuestra clínica un servicio de apoyo y asesoramiento psicológico con un preparado equipo de profesionales. Porque lo mejor es sentirse bien por dentro y por fuera. No lo dudes y confía en nuestro equipo.

Comments are closed.