Afrontar emocionalmente una cirugía, dependiendo las características de ésta y las circunstancias que puedan rodearla, puede ser un trámite bastante complicado. Por eso, las clínicas estéticas ponen cada vez más énfasis en dar un trato al cliente cercano y atento y ayudar en la medida de lo posible a sus pacientes antes de un tratamiento.

Muchas personas que se van a ver sometidas a una cirugía o un tratamiento específico se ven invadidas por una angustia o preocupación por saber si la cosa va a salir como tienen en su cabeza.

Ante esta situación, cada vez son más los centros de cirugía estética que cuentan con un departamento dedicado exclusivamente a la preparación anímica del paciente. A través de un estudio físico, nutricional y mental, se establecen una serie de pautas para hacer que la operación o tratamiento concreto sea un mero trámite.

 

La importancia de la ayuda psicológica antes de una operación estética

Es cierto que la valoración y ayuda psicológica antes del tratamiento puede parecer una cosa menor, pero ni mucho menos es así. De hecho, está comprobado que los pacientes que viven el preoperatorio con mucho estrés e incertidumbre, acaban teniendo peores procesos y tiempos de recuperación.

Al final, lo que se está tratando son seres humanos, y, como tal, pueden tener sus miedos e inseguridades. Convencer al paciente del riesgo casi nulo que conlleva una operación estética y tranquilizarlo es algo que debe cuidarse al máximo, ya que aumentará la satisfacción y hará que el paciente se sienta mucho mejor antes y después del tratamiento.

Lógicamente, este proceso psicológico tiene que llevarlo a cabo un experto del campo de la psicología. Por eso, en Clínica Barrachina contamos con profesionales altamente cualificados en la materia, que harán que los pacientes se sientan completamente seguros y confiados a la hora de afrontar un paso tan difícil como el de una operación.

Comments are closed.