La liposucción, tal y como la conocemos hoy en día, lleva más de 30 años entre nosotros, habiendo sido un avance fundamental en su momento para el desarrollo de la cirugía estética. Miles de personas en todo el mundo han podido disfrutar de este tratamiento a lo largo de este tiempo, con resultados muy satisfactorios en la gran mayoría de los casos.

La novedad de poder extraer grasa de partes del cuerpo donde se acumula de manera masiva fue toda una revolución. Poco a poco se fueron ampliando las zonas de acción, de forma que se empezaron a realizar liposucciones para la papada, la zona de los muslos, los brazos, etc. Y es que este tipo de intervención resulta provechosa a muchos niveles. Además, no es una operación compleja, todo lo contrario, por lo que se conseguirán resultados asombrosos sin la aparición de complicaciones, siendo tan solo una cicatriz la consecuencia del procedimiento.

Hoy en día, el nivel que han alcanzado las liposucciones es realmente alto, siendo una de las operaciones de cirugía estética que más se realiza. Además de ser ya totalmente segura, la liposucción cada vez ofrece resultados mejores. Actualmente la tendencia se basa más en utilizar convenientemente la grasa sobrante, pudiendo ser reutilizada, después de una limpieza adecuada, en zonas con falta de ella como los pechos o los glúteos.

 

La microcirugía y el lipoláser, el futuro de la liposucción

Aunque la tecnología está en constante evolución y pueden surgir nuevas técnicas que vayan sustituyendo a las anteriores, hoy en día parece que el futuro de las liposucciones pasa por dos técnicas muy novedosas:

  • La microcirugía: Como se ha mencionado en párrafos anteriores, el exceso de grasa, a través del lipofilling, puede ser reutilizado en otras partes del cuerpo. Pero esto puede hacerse con partículas diminutas, pudiendo mejorar la dermis y quitar arrugas solo con la inyección pequeñas partículas de grasa.
  • El lipoláser: Este tipo de técnica es realmente novedosa en la cirugía estética, eliminando de manera definitiva la grasa localizada de una parte del cuerpo. Tan solo habrá que hacer una incisión en dicha parte e introducir una cánula que contiene un láser con multitud de longitudes de onda.

Comments are closed.