¿Qué es el rejuvenecimiento vaginal femenino?

El concepto de ‘rejuvenecimiento vaginal’ es una marca registrada por el doctor David Matlock en Estados Unidos durante la década de los 90 del siglo XX. A pesar de ello, se habla bastante sobre la técnica que ya se ha realizado con anterioridad por parte de los ginecólogos, pero que ahora se ha mejorado en accesibilidad al incorporarse en el campo de la cirugía estética.

 

Generalmente, conocemos historias asociadas a la estética y al culto de la juventud y otras relacionadas con la reconstrucción del himen. Aunque es cierto que se solicitan, están más ligadas a cuestiones culturales y religiosas que a una funcionalidad y un bienestar de las mujeres.

 

A día de hoy, la industria del rejuvenecimiento vaginal está muy volcada en un proyecto vinculado a la funcionalidad general. No hablamos únicamente de estética, es importante romper con el tabú de la estética genital, que también necesaria.

 

Incluso en casos de índole no estética es relevante, puesto que disminuye la autoestima de las mujeres. Ellas rehuyen a tener relaciones sexuales por vergüenza a mostrar genitales. En este caso se podría hablar de la hipertrofia de labios menores, que se suele detectar en la pubertad y la adolescencia y que molesta al utilizar ropa ajustada o al hacer deporte.

 

Debido a que la sexualidad se vive con mayor naturalidad, se consigue que cada vez más mujeres se acerquen a las consultas a pedir ayuda y ya no se conformen como antes a lo que se tenía. Además, no solo las más privilegiadas poder acceder a los servicios, que consideramos que pueden ser a veces caros. Estas actuaciones de medicina estética genital son accesibles porque el precio no es tan elevado como la cirugía.

 

¿Cuáles son las causas?

 

Con el paso del tiempo, por la disminución de las hormonas, se produce una atrofia en la vulva y en la vagina. Al adelgazar el epitelio vulvovaginal, hay que añadir una disminución de la vascularización, del pH y de cambios en la flora vaginal. La salud sexual es muy importante para las mujeres. Durante la menopausia, necesitan ayuda para poder disfrutar del sexo. Buscan mejorar la funcionalidad de los genitales y valoran mucho la estética.

 

Entre las causas, pueden ser hábitos tóxicos, cosméticos, enfermedades locales, cambios hormonales o bruscos en el peso corporal. Para detectarlo, lo mejor es acudir a la consulta.

 

Encontramos disminución de lubricación, sangrado poscoital, disminución del aseo, dolor al orinar o sequedad. En cuanto al tratamiento es simple, solo se necesita anestesia local y su demanda está en continuo ascenso con pacientes de entre 30 y 60 años. En cuanto al tratamiento, es importante focalizarse en tres aspectos básicos: salud ecológica, satisfacción sexual y estética genital.

 

Se puede realizar por láser, ácido hialurónico, radiofrecuencia o carboxiterapia. Sin embargo, la más extendida es la del tratamiento con láser. Hay otras técnicas que pueden mejorar la funcionalidad de la estética. Incluso es importante contar con el asesoramiento de expertos en sexología para tratar ciertos problemas que solo tendrán solución a través de terapia sexual.

Comments are closed.